Las baterías de la serie TPL son de terminal frontal con hasta 12 años de vida esperados bajo cargas de flotación normal. Como con todas las baterías CSB, todas son recargables, altamente eficientes, a prueba de fugas y libres de mantenimiento.