Las baterías de la serie GPL son de propósito general con hasta 10 años de vida de servicio bajo cargas flotantes normales a 25°C (77°F). Como con todas las baterías CSB, todas son recargables, altamente eficientes, a prueba de fugas y libres de mantenimiento.